Atención y Reconocimiento

Cuando tus hijos quieren llamar la atención, ¿qué hacen? ¿Tienen una rabieta? ¿Se comportan mal? ¿Actúan de forma no apropiada? Quizás les puedas enseñar una forma más efectiva.
Los niños quieren muchas cosas, cosas que generalmente no piden de forma directa. En ese aspecto, no se diferencian de los adultos. Hay dos cosas en particular que parece que todos necesitamos: reconocimiento y atención; o si prefieres, apreciación y un poco de amor y mimos.
Los niños que reciben ambas cosas abundantemente desde su infancia temprana por lo general son felices, equilibrados, tienen confianza en sí mismos y se comportan apropiadamente. Los niños que no reciben tanto de ninguna de las dos cosas se vuelven muy creativos. Es posible que tengan rabietas. Si las rabietas llaman la atención hacia ellos, entonces es posible que crezcan creyendo que cuando no obtengan lo que quieran deben enojarse, porque así lo obtendrán. Esto se transforma en una espiral sin fin cada vez más seria que afecta a todos a su alrededor.
Algunos niños se comportan mal para llamar la atención, porque incluso la atención negativa es mejor que no recibir ninguna. Si ni las rabietas ni comportarse mal les proporcionan la atención que necesitan, tal vez con el tiempo dejen de tratar del todo. Estos niños se vuelven retraídos y apáticos. Se encierran en su mundo.
Lo que hay que hacer en estos casos, si quieres solucionar exitosamente estos problemas, o evitarlos desde un principio, es darles a tus hijos mucha atención y afecto cuando se estén portando bien. Hazles saber que está bien pedir lo que quieren o decir: “Mamá y papá, ¿podrían prestarme atención un rato?”. Cuando te lo pidan, hazte el tiempo para prestarles la atención que necesitan, por ellos y por ti. Con un poco de amor y mimos ahora, cosecharás beneficios tremendos en el futuro de todos.
Y a propósito, a los líderes: este mismo modelo de “atención y participación” funciona con las personas que manejan. El comunicarse con los empleados, hacer las preguntas correctas y escuchar con atención a sus respuestas, hace que reconozcan las soluciones que las personas esperaban poder presentarles. Refleja una mentalidad de crecimiento y es beneficioso para la organización y para ustedes también.

The Pacific Institute

thepacificinstitute.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *